Concursos de acreedores

Usted está aquí: Inicio » Concursos de acreedores

Cañizares Abogados

Cuando un autónomo o pyme no puede hacer frente a los pagos y se encuentra en una situación de insolvencia, en muchas ocasiones la única salida es optar por el concurso de acreedores. Dicho procedimiento se lleva a cabo en las situaciones de suspensión de pagos y quiebra. 

La finalidad del concurso de acreedores es, por tanto, frenar los posibles efectos negativos que conlleva una insolvencia. Se trata de organizar las finanzas para que los acreedores puedan cobrar lo máximo posible de sus deudas. En este procedimiento tienen preferencia los trabajadores frente a los administradores de la sociedad.

A la hora de realizar la convocatoria, ésta puede ser llevada a cabo por dos vías: solicitada por la persona insolvente o por solicitud de alguno de los afectados. Si es solicitada por el deudor, éste tendrá que demostrar que efectivamente se encuentra en una situación económica insolvente. Por otro lado, si es solicitada por el acreedor deberá fundarla en los impagos que se le deben, indemnizaciones, cuotas de la seguridad social…

En una primera estancia del concurso de acreedores, el juez manda a declarar a los acreedores sobre la existencia de los pagos que reclaman. Una vez hecho esto, los créditos de cada uno de los privilegiados se clasifican en especiales, generales y ordinarios. Acto seguido se formulará una propuesta para proceder a su pago. Dicha propuesta puede contener reducciones de la cantidad a cobrar o demoras en el cobro.

El concurso concluye, generalmente, con el acuerdo de los acreedores. Este acuerdo se refleja con una sentencia que hace que la persona o empresa insolvente acabe su acumulación de deudas. Sin embargo, cuando la resolución dictamine la inexistencia de bienes y derechos del deudor, éste quedará como el responsable del pago de los créditos restantes.

Como autónomo o empresa ante una situación económica delicada en la cual es imposible hacer frente a una considerable cantidad de pagos, es imprescindible contar con el asesoramiento de un abogado especialista en concursos de acreedores. Este profesional puede aconsejar sobre los pasos a seguir y, si finalmente el concurso de acreedores es la opción elegida, ayudará a llevarlo a cabo de la mejor forma.

Mostrar comentarios