Alcoholemia


La conducción de vehículo bajo influencia de bebidas alcohólicas es un delito muy común en nuestros días que puede conllevar consecuencias penales muy graves.

En la provincia de Alicante, miles de personas se someten cada año a un test de alcoholemia en un control de Policía o Guardia Civil. La seguridad vial sin duda ha mejorado en los últimos años en España, siendo ello motivo de orgullo para todos. Sin duda recomendamos no consumir nada de alcohol si vamos a conducir.

En cualquier caso, conviene saber cuándo incurrimos en delito al conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Se trata de una pregunta que nos hacen muchos clientes y amigos. La respuesta la encontramos en el Código Penal, donde se castiga con penas de prisión, multas o trabajos en beneficio de la comunidad y la consiguiente privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo determinado.

Pueden ser condenados por este delito los que conducen con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro. En caso de dar positivo en un test de alcoholemia, posiblemente se tramitará bajo procedimiento urgente, con juicio rápido a los pocos días del siniestro.

Si finalmente se celebrara juicio penal por los hechos, resulta fundamental comparecer en el Juzgado acompañado por un abogado especialista en derecho penal para la mejor defensa de nuestros intereses. De esta forma, se podrá tener acceso al atestado policial, con el fin de verificar si las pruebas de alcoholemia se han realizado con todas las garantías legales. El asesoramiento de un abogado permitirá al cliente decidir si es mejor acudir a juicio y solicitar la absolución o, por el contrario, reconocer los hechos mediante una conformidad a la mínima pena posible.

Si quieres más información o deseas un presupuesto personalizado, déjanos aquí tu consulta.